Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

jueves 23 de marzo de 2017

Scroll to top

Top

Ron Mueck en Proa

Por Stella Sidi

Visitamos la obra de Ron Mueck, el escultor australiano hiperrealista en Fundación Proa (Pedro de Mendoza 1929, Ciudad de Buenos Aires). Mucha gente joven visitando esta
exposición, fila en la calle. Tenemos como antecedente el hiperrealismo originado en EE.UU. en los años 60. La muestra que vimos ayer comenzó en la Fundación Cartier en París, y continuará en el Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro. La curadora es Grazia Quaroni.

El artista comenzó como director de programas en la televisión creando personajes para películas infantiles, realizó además efectos especiales para films como Labyrinth. Aquella célebre fantasía con David Bowie. Después se mudó a Londres para establecer su propia compañía, creando utilería y “animatronics” para la industria de la publicidad.

Se caracteriza por dar a sus personajes que a veces son de tamaño gigantesco una fidelidad que vá más allá de lo real, a veces despiadada.

Es la primera vez que se ve en Sudamérica a este artista. Las obras que más me inquietaron fueron su gigantesco autorretrato, la pareja de gente mayor veraneando bajo la sombrilla, mujer con ramas, el hombre desnudo en la canoa…¿qué hace ahí?…algo espera…o no tiene esperanza. El gigantesco pollo colgado, “naturaleza muerta”; todos los personajes tiene hasta los mínimos detalles, pelos, poros, uñas…absolutamente todo y más, quizás por eso intimidan, parecen replicantes de distintas dimensiones.

Más allá de la proeza técnica que es espectacular, hay que tomarse el tiempo para encontrar algo más que lo visible, siempre dan la sensación que nos quieren transmitir un mensaje cifrado. Hay una película donde Ron revela los secretos de la ejecución de sus obras.

En la librería hay una exquisita muestra de Jack Vañarsky, libros que respiran, están vivos, con movimientos apenas perceptibles nos hipnotizan. Se suman algunos dibujos, bocetos anticipatorios de sus objetos móviles. En el 2009 hizo una gran retrospectiva en el Centro Cultural Recoleta, ahí lo saludamos y le grabamos una entrevista, cuando volvió
a París falleció.

Jack Vañarsky, nacido en General Roca en 1936, había sido de los fundadores del grupo Automat y del Espacio Latinoamericano de esa ciudad, realizó la escultura-simbólica – Livre monde– de la Exposición Universal de Sevilla de 1992 y la escultura fuente monumental Pacha Mama para la ciudad francesa del Vry Sur Sena. En 1995 se le consagró una exposición retrospectiva en la Maison d’Amérique Latine en París.Luego de iniciarse en la pintura y haber estudiado arquitectura en la UBA, comenzó a trabajar sus esculturas de madera atraído por el movimiento, pero no con un afán imitativo, sino para darles a los objetos una entidad propia.

Este humor, muy suyo, que lo llevó en una ocasión a dar en París una conferencia/performance en la cual terminaba liberándose –luego de una afeitada y de autocortarse el cabello– de su extraordinario parecido con Einstein, el registro se puede ver en Proa.

Google+