Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

lunes 20 de noviembre de 2017

Scroll to top

Top

Déjà vu: las elecciones legislativas confirman la derrota del kirchnerismo

A 30 años del regreso a la democracia, 30 millones de argentinos –incluyendo jóvenes de 16 años- eligieron legisladores nacionales y provinciales. No hay sorpresas en los resultados. Se consolida un voto castigo contra muchos Ejecutivos locales. Deslucida campaña, propuestas refritas y agobiantes espacios de propaganda. Motivos para festejar para Massa, Macri, Binner y Cobos.

Después de unas primarias contundentes, con un voto castigo contra los gobernadores y con el resultado más pobre del Frente para la Victoria desde 2005, no hubo sorpresas en las elecciones legislativas generales de este domingo.

A días de cumplirse treinta años del regreso a la democracia, hubo más de treinta millones de argentinos habilitados para sufragar, entre los que se encuentran cientos de miles de jóvenes entre 16 y 18 años.

Las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) del domingo 11 de agosto sirvieron en muy pocos casos como verdaderas elecciones internas de partidos. En la mayoría de los distritos, se trató de una gran encuesta nacional, que genero efectos de retroalimentación en los votantes y avivó la incertidumbre por cómo será la sucesión de Cristina Kirchner cuando tenga que dejar la Presidencia en 2015. La excepción fueron las primarias del panradicalismo bajo el marco de la alianza UNEN en la Ciudad de Buenos Aires, que puso en apuros a PRO, pero que Mauricio Macri y Gabriela Michetti supieron remontar como para que hoy el oficialismo porteño consiga dos bancas en el Senado.

En el distrito electoral que más bancas renueva en el Congreso Nacional, la provincia de Buenos Aires, las PASO demostraron un alto nivel de competencia entre dos listas peronistas (si bien no se sometieron a internas) y una tendencia hacia la nueva dirigencia y con base municipal: el Frente Renovador que encabeza el intendente Sergio Massa y el Frente para la Victoria que encabeza el intendente Martín Insaurralde. Massa tuvo una victoria muy importante de cara a continuar ganando adhesiones del peronismo y para su futuro en próximas elecciones para cargos ejecutivos. Con los resultados provisorios de este domingo, se anticipa una contundente victoria de Massa, con al menos 10 puntos de ventaja sobre Insaurralde. El Frente Renovador obtiene asi al menos 15 diputados nacionales.

“Esta semilla que empezó a germinar tiene destino hacia octubre y tiene sobre todo puesta la mirada en el futuro de la Argentina”, dijo exultante el intendente de Tigre en la noche de las PASO. La victoria fue lograda con el esfuerzo electoral de los intendentes peronistas de la primera sección electoral bonaerense, más el apoyo de un sector de la Unión Industrial (que lleva a José de Mendiguren como candidato) y del gremialismo (con el secretario general del gremio de la sanidad en la lista de Massa, y con jefes seccionales de la CTA en las listas a legisladores provinciales).

Asimismo, se consolida la “peronización” de Buenos Aires. Si sumamos la intención de voto que reportan las encuestadoras sobre la lista de Francisco de Narváez (en alianza con Hugo Moyano) y la de Gerónimo Venegas, el peronismo en sentido laxo obtendría el 80% del electorado en una provincia que pone en juego 35 diputados nacionales. En la vereda de enfrente, Margarita Stolbizer hizo una muy digna eleccion, colocandose tercera con mas de 10 puntos.

Contra lo que se esperaba antes de las primarias, los oficialismos provinciales no gozaron de buenos resultados en agosto, sino todo lo contrario. Hoy se repite la tendencia. La Rioja, Santa Cruz, Catamarca, Tucumán, Chaco, Chubut, entre otras provincias peronistas, sorprendieron por su nivel de competencia partidaria y las victorias del radicalismo en muchas de ellas. En Mendoza, Cobos arrasó y se lanzó como candidato para 2015. Los oficialismos mejor ponderados por el electorado fueron los de Santa Fe y Córdoba, donde Binner y Schiaretti ganaron cómodos respectivamente. Se espera que hoy se repitan estos resultados. Es decir, el kirchnerismo lleva las de perder en los distritos más grandes del país (Buenos Aires, Capital, Santa Fe, Córdoba y Mendoza), pero también perdería en las provincias más chicas y más sobrerrepresentadas en el Congreso.

Como en agosto, la campaña electoral para las legislativas generales fue deslucida: con pocos debates televisados entre candidatos (Massa no aceptó debatir con sus competidores en los estudios de Canal 13), sin discusión de propuestas legislativas, con pocas ideas nuevas, y con una invasión de espacios de propaganda en todos los medios de comunicación audiovisual, en la que los partidos y candidatos hicieron gala de una variedad de imágenes y canciones de gusto muy particular. Con excepción de las listas de extrema izquierda con su prédica pro-aborto y de reforma tributaria de imposible aplicación, el resto de los candidatos demostró que tiene en muy baja estima al votante mediano, ya que lo inundó de mensajes vacíos, tanto el oficialismo como la oposición.

Recordemos que los espacios en radio y televisión fueron cedidos gratuitamente por el Estado. Lamentablemente, el Gobierno nacional permitió que los precandidatos posterguen la presentación de sus declaraciones juradas patrimoniales, después de la elección. Asimismo, la Justicia electoral no actuó para frenar el uso que los Poderes Ejecutivos (de la Nación, las provincias y la Ciudad) hicieron de la difusión de los actos de gobierno para promocionar a sus candidatos y usar recursos públicos en campaña.

Google+