Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

jueves 22 de junio de 2017

Scroll to top

Top

La película argentina “El ciudadano ilustre” ganó el Goya a la mejor Película Iberoamericana

La película argentina “El ciudadano ilustre” ganó el Goya a la mejor Película Iberoamericana

El filme dirigido por Gastón Duprat y Mariano Cohn ganó el premio Goya de la Academia de Cine de España a la Mejor Película Iberoamericana.

La película argentina “El ciudadano ilustre”, dirigida por Gastón Duprat y Mariano Cohn, y protagonizada por Oscar Martínez, ganó hoy el premio Goya que la Academia de Cine de España entrega a la Mejor Película Iberoamericana, en una ceremonia que se realizó en el hotel Marriot Auditorium de la ciudad de Madrid y donde “Tarde para la ira” ganó el Goya a la Mejor Película española.

Con este galardón, el nuevo trabajo de la dupla responsable de “El artista” y “El hombre de al lado” se transformó en la decimoséptima película argentina -de un total de 24 que fueron nominadas- en ganar el Goya, sucediendo consecutivamente a “Relatos salvajes”, de Damián Szifrón, que lo ganó en 2015, y a “El clan”, de Pablo Trapero, que lo obtuvo el año pasado.

La estatuilla fue recibida por el productor argentino Fernando Sokolowicz, a quien acompañaron en el escenario las actrices Andrea Frigerio y Belén Chavanne, además de Cohn y Duprat, quienes agradecieron el premio al actor Oscar Martínez (ganador de la Copa Volpi al Mejor Actor en el último Festival de Venecia) y al guionista del filme, Andrés Duprat, ambos ausentes de la ceremonia.

Si bien estaba nominado como Mejor Actor Revelación por su papel de líder de una banda de ladrones de bancos en la coproducción española-argentina “Cien años de perdón”, el argentino Rodrigo de la Serna fue finalmente superado por la mayor cantidad de votos que recibió su colega español Carlos Santos, quien recibió la estatuilla por su trabajo en “El hombre de las mil caras” y se la dedicó a su hermana, enferma de cáncer.

“Estoy un poquito nervioso pero igualmente muy satisfecho y muy orgulloso de estar aquí. Me siento ya muy honrado y premiado”, dijo De la Serna antes de entrar a la gala, y se mostró encantado de haber tomado parte en una película española, un cine “tan prolífico, tan bello, tan hermoso”, afirmó al llegar a la ceremonia.

Con una gala sobria y elegante, donde no faltó el humor, la música y discursos con contenido político, la 31ra. edición de la entrega de los Goya tuvo por tercera vez consecutiva como conductor al comediante Dani Rovira, quien entre otras bromas se disfrazó de Superman para improvisar una breve entrevista con la presidente de la Academia de Cine de España, la vestuarista de origen inglés Yvonne Blake.

La actriz Penélope Cruz y el cineasta Alejandro Amenábar entregaron el Goya 2017 a la Mejor Película española al filme “Tarde para la ira”, ópera prima del actor Raúl Arévalo, que también obtuvo el Goya al Mejor Guión Original (coescrito con David Pulido) y el Goya a la Mejor Dirección Novel, por lo que agradeció “a todos los directores con los que he trabajado por enseñarme a hacer películas”.

 

Sin embargo, la gran ganadora de la noche fue la superproducción “Un monstruo viene a verme”, un filme fantástico de Juan Antonio Bayona, que obtuvo los Goya a la Mejor Dirección.

El director de “Un monstruo viene a verme” le ganó la pulseada por la estatuilla con el busto del pintor Francisco de Goya a Alberto Rodríguez (“El hombre de las mil caras”), Pedro Almodóvar (“Julieta”) y Rodrigo Sorogoyen (“Que dios nos perdone”).

Sin embargo, todas esas películas obtuvieron galardones, como el que recibió Emma Suárez a la Mejor Actriz Protagonista por su papel en “Julieta”, que le fue entregado por el propio Almodóvar, mientras que momentos antes ya había recibido el Goya a la Mejor Actriz de Reparto por el filme “La próxima piel”, una película independiente que tardaron en filmar diez años.

El Goya de Honor fue para la actriz y cantante Ana Belén, quien realizó una crítica a “los pasos atrás en la lucha por la igualdad de género que hacen peligrar las normas de convivencia. Aunque en estos últimos años ha habido incorporaciones, ¿por qué hay tan pocas mujeres en el cine?”, se preguntó, y añadió: “Esta es una profesión que no merece el desprecio de sus gobernantes”.

Las palabras de Belén se referían al entredicho que precedió a esta nueva entrega de los premios y se produjo entre el presidente Mariano Rajoy y varios directores españoles que le salieron al cruce por su “falta de interés” en el cine de ese país, entre ellos el autor de “Un monstruo viene a verme”, la película más taquillera el año pasado en España.

Mientras que el Goya al Mejor Guión Adaptado fue para Alberto Rodríguez y Rafael Cobos por “El hombre de las mil caras”, el Goya al Mejor Actor de Reparto lo ganó Manolo Solo por “Tarde para la ira”, y el de Mejor Actor Protagonista fue para Roberto Alamo por el policial “Que Dios nos perdone”.

El Goya al Mejor Documental fue para “Frágil equilibrio”, del español Guillermo García López, en el cual el discurso del ex presidente uruguayo José Mugica conecta varias circunstancias aparentemente inconexas en Marruecos, España y Japón, generando preguntas trascendentales sobre el rumbo que tomó la humanidad o incluso sobre el sentido de la vida.

El Goya al Mejor Cortometraje fue para “Timecode”, del español Juanjo Giménez Peña, ganador de la Palma de Oro en el Festival de Cannes y nominado al Oscar, mientras que el Goya a la Mejor Película Europea fue para “Elle”, del holandés Paul Verhoeven.

 

Google+