Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

domingo 25 de junio de 2017

Scroll to top

Top

La Biennale 2013

Por Stella Sidi

55ª Exposición Internacional de Arte, La Biennale di Venezia del 1 junio – 24 noviembre 2013. Director artístico: Massimiliano Gioni.

La Bienal tiene dos sedes principales El Arsenal y Los Jardines, donde se encuentran los pabellones de cada país. Sin embargo, los nuevos que se incorporan ahora, lo hacen en el Arsenal. Los pilares en torno a los cuales se desarrolla esta Bienal son: la ecología, lo social y multicultural, y el cuerpo.

Dentro del recinto del Arsenal encontramos algunos pabellones como el de la Santa Sede, con su primera participación. Presenta el proyecto “En el Principio”, inspirado en el relato bíblico del Génesis, incentivando el diálogo con la cultura contemporánea. La puesta gira en torno a tres núcleos temáticos, confiados a tres artistas distintos: la Creación, la De-creación y la Re-creación.

De a Creación, presenta el Studio Azzurro la imagen inmaterial, de la luz, de los estímulos sonoros y sensoriales la base de su investigación. Este trabajo da origen a un diálogo rico de ecos y lazos entre los reinos vegetal y animal y la dimensión humana, siendo una video-instalación interactiva. El fotógrafo Josef Koudelka es el responsable de la De-creación: la potencia de sus obras en blanco y negro narra la destrucción material que propone el ser humano sin ética. La Re-Creación la realiza Lawrence Carroll y a su capacidad de dar vida a materiales de deshecho, presenta una obra con hielo, con estética informalista.

Argentina, por su parte, muestra una atractiva escenificación de la vida de Evita, con un video que abarca todo el pabellón, donde en un momento convergen los 4 personajes de Evita, jovencísima, en apogeo, en pleno trabajo y en decadencia. También hay otra secuencia en espejos ambientados en un dormitorio con el mismo concepto. En un recinto de acrílico el arnés como maniquí que no funcionaba y finalmente en su muerte las lágrimas vitrificadas de sus seguidores. Con respecto al tan mentado pabellón político, lo que puedo argumentar es que parecía un apéndice y no tenía la poética de la obra.

Me conmocionó profundamente la instalación de Emiratos Árabes, se atravesaba un puente en un recinto con muy poca luz donde se proyectaba el mar moviéndose. Estábamos navegando, buscando el lugar en el mundo, pleno de poesía, belleza e incertidumbre. También destaco el de Sudáfrica: personajes realizados con libros y videos conmovedores del Aparheid.

En el pabellón de Bahamas, transcurre una historia visual y conceptual con los esquimales y el protagonista Matthew Henson, su asistente que de África pasó a Bahamas, quienes ayudaron al norteamericano Robert Edwin Peary y él fue el único reconocido con honores, los demás son ignorados. Destaco un paralelepípedo transparente que tiene en su interior elementos que hacen visible e invisible un personaje esqueleto.

El pabellón italiano, atractivo visualmente, despojado, con una performance donde una joven vestida a la manera fascista, se despoja de toda la ropa para demostrar que el arte no pertenece a ningún pensamiento totalitario. También hay lugar para un concepto fuerte de ecología, de familia, historia y soledad.

En cuanto al pabellón chino, seductor desde la imagen, que envuelve con múltiples videos, una gran demostración de tecnología pero con una poética envolvente, el ser humano se hace y deshace constantemente. Se llama la Transformación.

Turquía presentó en un gran pabellón de videos, donde el cuerpo es el protagonista, Ali Kazma presenta la serie videográfica Resistance, grabada en diversos entornos geográficos y profesionales para documentar las intervenciones y estrategias empleadas sobre el cuerpo humano para liberarlo de sus limitaciones, pero también para poder controlarlo. Muy atractivo.
Letter To A Refusing Pilot de Akram Zaatari en el Pabellón de Líbano propone una reflexión sobre la complejidad y las consecuencias de la desobediencia a partir de un hecho real: en 1982 un piloto israelí se negó a destruir su objetivo libanés al darse cuenta de que se trataba de un colegio.

Bella y conmovedora la presencia del Reino de Bahrain, exponen las artistas Mariam Haji y Waheeda Malullah, ambas unidas por la subjetiva exploración de la cultura, la identidad y el arte. Mariam expone un maravilloso dibujo con caballos en carbonilla, citando a Henry Regnault que pintó en 1868 una escena de la líada. En otras escenas se la ve luchando con animales, encarnando una suerte de guerrera feminista, que se debate entre las tradiciones y el arte contemporáneo transitando lo social y los estereotipos culturales.

El pabellón de Indonesia presenta Sakti una bella y compleja representación de los lazos de comunicación entre los múltiples lenguajes que la integran junto a una mágica presencia de lo sagrado. De una justicia cósmica y multifacética, el artista explora el contexto histórico y social en un mundo globalizado. Fuerte personajes en una mesa, con una escena violenta, entre otra de mujeres en forma de títeres y libros que no tienen nada para leer.

Todavía en el Arsenal, nos encontramos con un pabellón impactante… el del chileno Alfredo Jaar que reproduce en una gran pileta la maqueta de i giardini, lugar donde están los pabellones fijos de las naciones. Es un intento poético de cuestionar el modelo de la Bienal de Venecia. Y el modelo es el modelo de los pabellones nacionales, que es totalmente obsoleto, porque en el mundo de hoy las culturas fluyen, y hay un movimiento y una movilidad extraordinaria, explica Jaar sobre su trabajo para el Pabellón de Chile. Esta maqueta se sumerge totalmente para luego resurgir, las reflexiones afloran, se salva Venecia de su destino en el agua, se salva el mundo con el arte, ¿o caduca? De eso se trata el arte contemporáneo.

Google+