Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

jueves 23 de marzo de 2017

Scroll to top

Top

0-800 DISPARATE

Por Alejandro A. Tagliavini

El presidente de Venezuela creó el Órgano Superior de la Economía, agrandando la ya elefantiásica burocracia, con el que pretende combatir la “guerra económica” supuestamente liderada por la oposición y el empresariado. Tan convencido está de que hay un plan de desabastecimiento para derrocarlo, que ha decidido vigilar a las empresas productoras de alimentos y las denuncias de los consumidores a través del número 0800-SABOTAJE. Por cierto, del otro lado de la línea deberían poner a un psiquiatra… es muy probable que los denunciantes lo necesiten.

En cualquier caso, la cosa no está para bromas. Según el Banco Central de Venezuela, en agosto se produjo una escasez del 20%, con picos en rubros como el aceite (78%) y el azúcar (66%). Por esto, el gobierno importará de Colombia, por hasta US$ 600 millones, unas 40.000 toneladas de leche en polvo y de larga duración, 60.000 cabezas de ganado vivo, 42.000 toneladas de carne, 6.000 toneladas de mantequilla y margarina, 20.000 toneladas de aceite de palma, 32.000 cajas de huevos fértiles y casi 1,7 millones de pollos. “Guerra” hay, de otro modo, no se entiende semejante destrucción.

Como contrapartida, circula una lista con los países con mayor crecimiento económico el año último, encabezada por Sierra Leona, Mongolia, Niger, y Turkmenistán. Extraña lista cuya característica más destacada no es la economía de mercado, sino la drástica disminución de la destrucción de sus mercados, ya que muchos salen de guerras o serios conflictos armados. Es que lo que destruye a la economía es la violencia, siendo la guerra su máxima expresión, por eso el estatismo, que se mide por el nivel de represión del mercado (que en Venezuela ya tiene característica de “guerra”), es tan destructivo.

Así, aunque las fortunas exageradas suelen resultar de privilegios estatales (obra pública, monopolios, “copyrights”, etc.) lo cierto es que se dan más donde hay más riqueza. De modo que los países con mayor apertura al mercado tienen mayor presencia en la lista de las personas con una fortuna superior a los US$ 1000 millones elaborada por Forbes. América Latina avanza: destacándose Perú, que hace 10 años no aparecía y hoy tiene 10 empresarios entre los más ricos del mundo, mientras que Chile ya es un clásico con 14 personas, quedando la reprimida Argentina rezagada con solo cinco empresarios, a pesar de triplicar en población a Chile.

Alejandro A. Tagliavini es miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California
http://twitter.com/alextagliavini (@alextagliavini)


Google+

Google+